<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-PGDTFL" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

¡Bienvenido a nuestro blog!


El éxito de todo inversionista se basa en una buena educación financiera, y es por esto que hemos preparado para ti diversos materiales, tanto escritos como audiovisuales, que sin duda te aclararán muchas dudas sobre el mercado inmobiliario para que puedas invertir de manera inteligente.

Refinanciamiento Hipotecario, un alternativa para optar a mejores tasas de interés

Dominique Oyarce el 02 diciembre 2015

Refinanciamiento_blog_hub.png

Muchas personas piensan que al firmar un crédito hipotecario con una institución financiera, no tienen más opción que permanecer con ese producto durante el tiempo de plazo pactado, que por lo general son entre 15 y 30 años. Pero afortunadamente esto no es así, y siempre existe la posibilidad de buscar la mejor alternativa de tasa que pueda influir en un menor costo de dividendo, ya sea que hayamos obtenido el hipotecario hace un mes o 10 años.

Si faltan pocos años para saldar la deuda, eres inversionista y puedes negociar con los bancos o mutuarias por volumen, o simplemente cuando tomaste ese crédito no pudiste acceder a una buena tasa, refinanciar tu hipotecario es una opción muy atractiva pensando en el costo final, siempre y cuando las tasas estén bajando y encuentres una mejor oferta de la que ya tienes.

“El refinanciamiento es modificar las condiciones actuales de tu crédito de acuerdo a tus necesidades, para acceder a mejores costos financieros, ya sea acortando los plazos o cuotas mensuales, por ejemplo de 20 a 15 años, lo que podría aumentar o no el valor del dividendo, todo dependerá de la tasa que consigas; o reducir el dividendo pero extendiendo los años. Esta última alternativa no es la más conveniente, ya que la idea es que refinancies en un buen momento económico y no cuando no puedas pagar, para así tener libertad financiera a una temprana edad y no a los 65 años”, explica Cristian Lecaros, CEO de Inversión Fácil.

Otra recomendación es fijarse si este nuevo hipotecario me da la posibilidad de “prepagar” dividendos dependiendo de cómo esté mi flujo mensual, sin los costos que eso significa y a diferentes plazos, por ejemplo, si tengo más dinero, prepago con dividendos a 8 años, y si estoy pasando por un periodo de escases económica, lo pago a 30 años.

Siempre es bueno cotizar los seguros asociados como el de incendio y sismo con otro operador, pero en este caso, hay que tener en cuenta que si se contratan en otra institución, se paga el año entero del producto.

Al refinanciar un crédito hipotecario, estás adquiriendo un “nuevo” crédito, por lo tanto, al evaluar esta posibilidad, debes asumir los gastos operacionales nuevamente, como: 

  • Actualización del estudio de títulos
  • Borrador de escritura
  • Gastos de notaría
  • Inscripción en el conservador de bienes raíces

Si tu mismo banco te ofrece mejores tasas, y refinancias con ellos, también debes incurrir en estos gastos operacionales, incluída la tasación de la propiedad, pero te ahorras el estudio de títulos, porque ellos ya lo poseen. Por lo tanto, considera también que este proceso dura alrededor de 90 días, en los que probablemente podrías estar pagando los 2 créditos en forma paralela.

Como en todo hipotecario, siempre lo más importante es cotizar en diferentes bancos o mutuarias. Y como se trata de una deuda tan personal, es difícil que el ejecutivo de nuestro banco nos esté avisando de mejores ofertas o tasas, por eso es importante que sea uno quien llame, consulte, y esté atento a las variaciones del mercado. Una buena alternativa para administrar tus propiedades y realizar este trabajo de buscar mejores tasas lo realiza Inversión Fácil, que diseñó un modelo ideal para quienes no tienen todos los conocimiento del mundo inmobiliario y no poseen el tiempo necesario para dedicarse a conseguir mejores ofertas. 

Lo fundamental es ver si mi nueva alternativa de costo financiero va a ser un ahorro o no, ya que puedes llevar 5 años con ese crédito, pero tienes una tasa tan baja que no encuentras una institución que te la mejore, por lo tanto no te conviene cambiarte. Más allá del tiempo de la deuda es ver el costo financiero”, asegura Lecaros.

El experto de Inversión Fácil recomienda la alternativa del refinanciamiento “para todos quienes tienen vivienda propia, ya sean departamentos o casas; es un ejercicio que conviene hacer porque hasta el momento hay tasas muy atractivas” concluye.

 ¡Consulta si puedes ser un inversionista!

Derechos de Autor Inversión Fácil SPA, texto protegido por la Ley de Propiedad Intelectual N° 17.336 

post anterior Post Anterior