<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-PGDTFL" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

¡Bienvenido a nuestro blog!


El éxito de todo inversionista se basa en una buena educación financiera, y es por esto que hemos preparado para ti diversos materiales, tanto escritos como audiovisuales, que sin duda te aclararán muchas dudas sobre el mercado inmobiliario para que puedas invertir de manera inteligente.

Aplica estos cuatro buenos principios en tus finanzas personales

Cristian Lecaros el 27 mayo 2016

 Finanzas personales

Mucho hemos conversado sobre cómo, dónde y hasta cuándo invertir en propiedades, y siendo sincero, es genial porque es el principal propósito que nos une, es poder transmitir a ustedes consejos útiles en el área de finanzas, que les permitan formarse hasta convertirse en exitosos inversionistas inmobiliarios.

Sin embargo, en un momento de reflexión llegué a la conclusión de que esto no era lo único que debía mantenernos conectados. Siempre he pensado que mi propósito es ir más allá, en contribuir en su educación no solo como inversionistas, sino también como personas, fieles a sus principios, pero útiles al entorno en el que se desenvuelven.

Es por esto, que quise aprovecha para compartir un fragmento de mi eBook “Sé libre en tus finanzas” que quizá haya pasado un poco inadvertido en anteriores oportunidades, pero que a propósito de lo anterior, resulta sumamente pertinente en este instante. 

Existen cuatro principios que me llenan porque sacan a relucir lo mejor de nosotros, logran exteriorizar nuestras bondades y permite aflorar esos sentimientos de bienestar colectivo, por encima de meros intereses personales; y se los presento a continuación:

 

Siembra y cosecha


Este principio universal dice relación con que todo lo que sembramos, finalmente vamos a cosechar. Esta antigua ley afecta a todos por igual en todas las partes del mundo, y tiene consecuencias incluso generacionales. Es muy importante que seamos muy conscientes de qué es lo que queremos cosechar, en su momento, poder disfrutarlo. El salir de las deudas malas le servirá no solamente a mi generación y mi familia directa, sino que, a varias generaciones, que podrán nacer en otra plataforma y, en consecuencia, con otras oportunidades de vida. Si quieres cosechar algo distinto, dejas hoy día de seguir cavando el hoyo.

 

El principio de dar / generosidad


Si necesitas dinero, da dinero. Parece un contrasentido, dado que a los que somos Ingenieros Comerciales de profesión siempre se nos ha enseñado que los recursos son escasos, o en nuestra casa nos dijeron constantemente que no tienen dinero. Uno de los peligros más grandes sobre nuestra alma cuando los recursos son escasos o abundantes es la avaricia.

 

Dar a quien lo necesita

Siguiendo la lógica anterior, si uno da a quien lo necesita es una forma de sembrar en la vida de las personas, nos aleja de la avaricia y nos permite encontrar poco a poco un propósito mayor que solamente proveer a nuestras familias y nuestros deseos personales. Con esto estamos aportando un pequeño grano de arena para crear un mundo mejor.

 

Si tengo clara la visión, la provisión es una consecuencia

No solamente estamos de paso por la vida para tratar de vivirla de la mejor manera en nuestro pequeño entorno. Hay personas que pasan necesidades: hambre, guerra, orfandad, abuso, etc. He aprendido a lo largo de los años que cuando uno abraza una causa donde hay un desvalido, una viuda o un pobre, de alguna manera la provisión divina siempre estará para ayudarnos de las maneras más increíbles, a no solamente mejorar y sanar nuestras finanzas personales, sino que también prosperar con un propósito, y que tiene que ver con ayudar a los que tienen menos que nosotros.

 

Yo intento hacer esto siempre, intentando mejorar cada día. ¿Y tú, ya implementabas en tu vida estos buenos principios o los colocarás en práctica a partir de ahora? Estoy seguro de que te sorprenderán los resultados.  

Nuevo llamado a la acción

Derechos de Autor Inversión Fácil SPA, texto protegido por la Ley de Propiedad Intelectual N° 17.336

post anterior Post Anterior